La corrupción en las fronteras no impidió que llegara a África la ayuda de Lerín

La corrupción en las fronteras no impidió que llegara a África la ayuda de Lerín
(…)
Tras Marruecos, atravesaron durante 1.000 kilómetros el Sahara Occidental antes de entrar en Mauritania, una punto peligroso en el que hay 4 kilómetros de terreno totalmente minado. La ruta prosiguió por Senegal donde se desviaron hacia Dakar para arreglar los abundantes desperfectos de su furgoneta, hasta llegar finalmente a Guinea Conatri, “la vida en este país es un retroceso respecto a sus vecinos, no hay cajeros, no hay internet, no hay nada”.
(…)

La corrupción en las fronteras no impidió que llegara a África la ayuda de Lerín