Madrid, una ciudad gris, ¿y la suya? — EL ASOMBRARIO & Co.

¿Quién o cómo se decide que el gris, en genérico, sea el color corporativo de los elementos urbanos en la ciudad de Madrid? ¿En qué momento y de qué manera se decidió que el verde de las farolas y los semáforos de mi infancia se tornase gris? He intentado encontrar una respuesta lo más fundamentada posible, al menos para mi ciudad, Madrid, dejando claro que cada lector o lectora deberá intentar buscar la suya allá donde viva. Porque la marea depredadora del gris en sus más diversas variantes –una paleta cromática que va del gris más claro del aluminio hasta el negro más oscuro de la forja, con la inclusión de grises verdosos, azulados o simplemente grises grisáceos, con acabados brillantes, satinados o mates– no conoce fronteras.

Madrid, una ciudad gris, ¿y la suya? — EL ASOMBRARIO & Co.