Fuga de cerebros — MANUEL BEAR

Un rey de España o un delantero centro del Barça, digamos, necesitan una doble vida en la que estén claramente estancos los deberes públicos y los vicios privados, y la parte que corresponda a Hacienda de cada uno de ellos, porque ambos representan unas banderas y unas instituciones a cuya sombra se acogen multitudes entre…

Fuga de cerebros — MANUEL BEAR